11 - February / 2019

Fitch Ratings destaca la reducción de la deuda soberana de Andorra, el equilibrio de las finanzas públicas y el crecimiento moderado del PIB

La agencia de evaluación Fitch Ratings ha reafirmado el rating de Andorra en BBB + y perspectiva estable. Los evaluadores han confirmado la mejora de la última evaluación, y han tenido en cuenta la aceleración que se está llevando desde el Principado en la alineación con los estándares internacionales de regulación financiera y de transparencia fiscal. La agencia destacó la salida de Andorra de la lista de la UE de jurisdicciones fiscales no cooperativas.

En su octava evaluación, Fitch valora la reducción de la deuda soberana del Principado, así como el equilibrio de las finanzas públicas y el crecimiento moderado del PIB. También remarca que se ha producido una mejora de la flexibilidad de la financiación y destaca que la emisión de bonos de deuda pública esté sustituyendo la financiación bancaria. Además, los evaluadores prevén estabilidad en la deuda durante los próximo dos años basándose en las finanzas equilibradas de la Administración, unos superávits sostenidos y un crecimiento moderado del PIB.

La agencia destaca la solidez de la actividad económica de Andorra en 2018, el crecimiento del número de turistas, así como del sector de la construcción y del sector de servicios financieros. También apunta el aumento del 2,5% del salario medio mientras que el aumento del IPC fue sólo del 0,7%.

También se valoran positivamente los pasos dados para alinear el país en el entorno normativo, especialmente en el sector financiero, con la adaptación a los estándares internacionales y europeos, como la adopción de normas internacionales de transparencia e intercambio de información fiscal. En este sentido la agencia se refiere a la introducción a las normas de capital de Basilea III, además de la adopción previa de normas contables NIIF, que estabilizarán la plaza financiera. En la nota publicada también se hace referencia a la entrada en vigor, el mes pasado, en el marco del Acuerdo Monetario de Andorra con la UE, de la Ley de solvencia, liquidez y supervisión prudencial de entidades bancarias y de empresas de inversión.

La agencia insiste en que el peso del sistema financiero en la economía es un riesgo y que la falta de un prestamista de última instancia restringe las opciones ante situaciones de crisis y aumenta los riesgos del sector bancario.

Asimismo, Fitch Ratings señala algunos factores que podrían llevar a un aumento del rating en futuras evaluaciones, como la reducción del riesgo de pasivos contingentes del sector bancario, la mejora de la calidad y la frecuencia de los datos disponibles, disminuciones continuas de la deuda pública en relación con el PIB, o la mejora en las perspectivas de crecimiento a medio plazo.

A su vez, advierte que un aumento del endeudamiento del Gobierno o un deterioro de la solvencia de los grandes bancos andorranos podrían conllevar el empeoramiento de los ratings del país.

En general Fitch Ratings indica que la capacidad económica del país, la solidez de las finanzas públicas y la estabilidad política de Andorra se equilibran con la pequeña dimensión de la economía y el peso del sector financiero. Los evaluadores esperan una continuidad en los esfuerzos para alinearse con los estándares internacionales, y en la política macroeconómica general, tras las elecciones de abril.

Texto: Govern d’Andorra